En este post, con video incluido, te mostramos cómo atar los cordones de tus zapatos correctamente.

Algo que, aunque parezca simple, afectará a la comodidad y también a su cuidado y durabilidad.

También denota que prestamos atención a los detalles. Y estos pequeños gestos son los que marcan la diferencia.

 

 

Aquí van 3 sistemas de acordonado, para que escojas el que más se adapte al zapato que lleves.

1. Comenzamos con el ACORDONADO CLÁSICO:

Es el sistema del zapato clásico por definición. Perfecto para el zapato tipo Oxford porque si os fijáis en el empeine, el cordón solo se ve por la parte exterior, la lengüeta queda limpia y sin cruces por debajo. Es el sistema más elegante.

En el video podéis ver cómo hacerlo, paso a paso. Y aquí debajo, una imagen donde lo veréis fácilmente.

 

2. Otro sistema es el ACORDONADO CRUZADO

Este sistema ajusta el empeine un poco mejor que el sistema anterior, pero no es tan limpio si se abre mucho el zapato cuando tenemos el pie ancho o el empeine alto.

 

3. Por último, el SISTEMA CRUZADO para zapatos tipo Derby.

Este sistema, que muestra cómo se entrelaza el cordón en la parte exterior, presenta una cordonera más original, cruzada en la parte exterior y con la lazada escondida entre la lengüeta y el empeine.

Perfecto para el calzado casual.

 

TIPOS DE LAZADAS

En cuanto a las lazadas más populares: 

1. La lazada común (que todos conocéis).

El nudo no queda muy sujeto y se soltará al caminar. Por lo que habrá que hacer un doble nudo con la lazada. Para que sujete, lo ajustaremos demasiado y después nos costará desatarlo.

No es la lazada más recomendable.

 

2. La lazada tipo París

Más práctica y muy sencilla.

Es igual que la lazada común pero cuando hacemos el primer lazo, al pasar el otro lado del cordón le damos dos vueltas.

De esta forma el nudo será mucho más duradero y menos voluminoso. Más elegante que el anterior.

 

3. Y por último la lazada Berluti.

Para hacerla, primero atamos un nudo común y hacemos una lazada con cada lado. Cruzamos un lazo sobre el otro y cogemos la lazada y el cordón del mismo lado y lo introducimos todo por el agujero que hemos formado con el cruce de las dos lazadas.

Después hacemos lo mismo con la lazada y el cordón del otro lado.

Ahora ajustamos bien tirando de las lazadas para que nos quede el nudo bien sujeto. Un nudo súper duradero y que el mismo tiempo se suelta fácilmente tirando de las puntas.