Toni es nuestra versión de la “porquera” tradicional mallorquina. Un calzado humilde creado en los años 20.
Durante esa década los automóviles comenzaron a llegar a Mallorca y a los zapateros se les ocurrió la idea de emplear los restos de los neumáticos, creando así una suela más resistente que las habituales de las alpargatas.
Inventaron un zapato comfortable, barato y duradero a partir de material de deshecho. Los artesanos se adelantaron a su tiempo.
Esta nueva versión cuenta con una suela creada a partir de yute natural, piel tipo nobuck marrón de desecho de la industria alimentaria y algodón.
Un zapato desenfadado que representa el estilo de vida mallorquín.