En el universo zapatero hay una pila considerable de términos que se emplean incorrectamente. Modelos que todos hemos llevado alguna vez o incluso a diario pero que no se identifican. Hoy la lección va sobre un clásico-básico: el Pala Vega.

Si no eres un loco del calzado clásico, Pala Vega te sonará a herramienta agrícola. Quizás su traducción inglesa: Wingtip, te resulte más familiar. Pero aunque no lo conozcas, seguramente has tenido o llevas en tus pies habitualmente este modelo con siglos de existencia y que se conserva más fresco que una lechuga.

La ignorancia zapatil ha llegado hasta tal punto que se le llama Oxford a todo lo que no es ni mocasín ni deportivo. En cuanto hay cordones de por medio y suela de cuero ya se le tacha de Oxford a un zapato que quizás no lo es. En este post anterior ya aclaramos la diferencia entre un Oxford y un Derby, algo muy básico pero que poca gente conoce tal y como hemos podido constatar viendo la gran cantidad de visitas que recibe el post de forma orgánica. Puedes leerlo haciendo click aquí.

Aquí vamos a hilar más fino con un modelo de sobra conocido pero mal entendido.

 

¿QUÉ ES UN PALA VEGA?

Un zapato Pala Vega se caracteriza por su puntera con forma de M o W si lo miramos desde arriba. El término en inglés: Wingtip, literalmente significa punta de ala. La puntera del Pala Vega dibuja una línea hacia los laterales del zapato que se asemeja a las alas de un pájaro.

 

 

 

Pertenecen a la familia de los Brogues y algún entendido por ahí los llama Full Brogues.

Casi siempre está decorado con pequeñas perforaciones o picados como en la foto. En este caso, nuestro modelo Ernesto es un Oxford pero también es un Oxford Pala Vega y un Brogue por los picados.

 

¿DE DONDE PROVIENE ESTE ZAPATO?

Este modelo tiene su origen en Escocia e Irlanda y es una variación de los tradicionales Brogues. Era un calzado artesanal, basto y de piel muy gruesa que se utilizaba para el campo. Sus perforaciones permitían que el agua que entraba en el pie pudiera drenar y así secarse rápido.

Por su comodidad y resistencia pasó a ser el calzado para actividades en exterior como la caza. Nunca se empleaban de puertas adentro.

A principios del siglo XX se popularizaron gracias al Príncipe de Gales, que los llevó en una salida de golf en una opción de dos tonos. En este caso, con la piel en dos colores, tomaron el nombre de Spectators. Que yo sepa, el término no tiene traducción al español. Este modelo llegó al gran público gracias a Fred Astaire y Gene Kelly.

Aunque históricamente siempre ha sido un modelo para el tiempo de ocio, es curioso cómo un zapato que se vestía en el campo ahora sea algo considerado, por desconocimiento, como un zapato formal.

 

CÓMO COMBINAR EL PALA VEGA

Recomiendo no emplearlo con traje, porque sigue teniendo connotaciones campestres. Son perfectos para pantalón vaquero, chinos, lana, etc., porque realmente es un zapato más relajado que formal.

Nunca deberías llevarlos en un entorno de negocios o en eventos sobrios como funerales. Pero actualmente se acepta con traje y por supuesto con looks casual. Todo dependerá del color y diseño del zapato. Cuanto más sobrio más aceptable para traje. Los bicolores solo para los que tengan clase de verdad y sepan defenderlos, si no quieres parecer un gánster.

Si son los primeros zapatos de vestir que tienes que comprar te recomendaría que no fueran estos. Opta por un Oxford clásico como el de la foto. Un Pala Vega debería ser tu segunda o tercera opción, porque no es tan versátil como un Oxford. Pero si quieres ampliar tu guardarropa y no vestir como un conserje, experimenta y amplía tus opciones. Piensa en ellos como “una opción más relajada pero que deja ver el interés por mi aspecto”.